viernes, 25 de mayo de 2012

0200. Testimonio: Renee Blue O’Connell

"Un músico reaprende melodía"


Renee Blue O'Connell



Hace muchos años, un muy buen amigo que estaba estudiando composición en la Universidad de Northwestern me invitó a escuchar su última pieza en el teclado. Después de esperar en silencio por un tiempo, le pregunte: "¿Cuándo me vas a mostrar tu nueva canción?" Parecía sorprendido y me respondió: "Acabo de hacerlo, no lo oyes". !No la escuché!

Yo sólo tenía 25 años y tenía pérdida de audición severa como resultado de una serie de fiebres que me dieron cuando pequeña y un caso de mononucleosis a mis 20 años. Yo era capaz de oír lo suficientemente bien con un audífono, pero con los años mi audición fue empeorando. Cuando tenia 50 años, mi medico me sugirió que me sometiera a una cirugía para un implante coclear (IC). Al principio me resistía porque yo soy músico y he tocado la guitarra durante más de 35 años. Yo había leído que los implantes cocleares (IC) eran principalmente procesadores de palabras y que no podían procesar la música tan bien como lo hacen con el habla. Uno de mis fonoaudiólogos incluso me dijo que lo mas probable era que no me iba a gustar el sonido de la música con un IC, sin embargo, era evidente que yo estaba teniendo problemas para comunicarme con los demás.

Decidí contactar a mi amigo David que tiene un implante coclear. Lo conozco desde hace más de 20 años y el siempre había dependido del lenguaje a través de las señas para comunicarse con los demás. Cuando lo vi, me llamo la atención qué nadie de su familia le hacia señas. Yo les pregunté, "¿Por qué no están usando el lenguaje de señas?" Ellos me respondieron: "Porque David puede oír”. Entonces decidí hacerme la cirugía en enero de 2009 y recibí un implante coclear en mi oído izquierdo (Nucleus Freedom).

Tengo subidas y bajadas con la pérdida de la audición, y en los primeros meses después de la activación experimenté mucho ruido. La música sonaba muy extraña. Seguí tocando la guitarra, pero el sonido no estaba integrado. Cuando daba una nota en la guitarra, por ejemplo, una serie de sonidos se producían pero no sonaban como la música. 

La música siempre ha sido el aspecto más importante de mi vida, así que decidí no rendirme. Algunas semanas después de la activación de mi IC, empecé a trabajar con un profesor de música para entrenar mi oído. Utilizamos varias herramientas para que yo pudiera sentir las vibraciones y las frecuencias de las notas. Hicimos varios ejercicios para que yo pudiera reconocer los intervalos entre dos notas, lo cual es muy importante porque los intervalos son los que hacen una melodía.

Hicimos otros ejercicios con un piano y una guitarra, tocando las notas de los intervalos y después cantándolas a capela. El objetivo de estos ejercicios fue similar a los anteriores, ser capaces de discernir intervalos y luego producirlos a través del canto. Estos ejercicios fueron muy divertidos, retantes y me ayudaron a recuperar mi percepción hacia la música.

Mi profesor de música me explicó que no muchos de los músicos realizan estos ejercicios porque la mayoría de personas que tocan un instrumento pueden escuchar las melodías sin ningún problema. Seis meses después de mi activación recibí una nueva ayuda auditiva digital para mi oído derecho (audífono Phonak Nadia). Eso fue como un milagro porque podía escuchar cada nota de mi guitarra.

Antes de mi IC y el audífono, yo podía escuchar hasta la séptima (7) nota, pero ahora puedo escuchar hasta la diez y nueve (19). Yo sabía que mi guitarra sonaba diferente y estuve dispuesta a aceptarlo. La diferencia es que mi guitarra acústica con cuerdas de nylon ahora sonaba eléctrica, pero me sorprendió que me gustó el sonido. ¡Vaya, qué alivio y que bendición!

Ahora soy un músico de tiempo completo y recibo emails de usuarios del IC de todo el país preguntándome cómo soy capaz de escuchar una melodía. Espero que lo que he descrito anteriormente sea útil a los demás.

Renee Blue O'Connell trabaja en el centro medico de la Universidad de Virginia como profesional certificado, interpretando música terapéutica para los pacientes.

La Sra. O'Connell también toca regularmente en los centros de vida asistida, trabaja con VSA Arts en Charlottesville una organización que promueve las experiencias en las artes para personas con discapacidades, y es la directora de Alcance Comunitario de Música de la Esperanza, una organización sin fines de lucro que proporciona instrumentos para los niños desfavorecidos.

La Sra. O'Connell también ofrece presentaciones para conferencias, banquetes y cenas de gala. Ella participa activamente en la investigación del implante coclear que se ha realizado en la Northwestern University en Evanston, Illinois, Arizona State University en Phoenix.


elige-el cielo-
Su producción musical: Elegir el cielo es un pequeño milagro y un testimonio de la posibilidad del logro humano cuando las personas se niegan a darse por vencido. Más de cinco años en la fabricación (debido a la rehabilitación necesaria para la adaptación del implante Coclear de Renee Blue O'connell) Por Rugrat (03/03/2012) 

Ver artículo http://journals.lww.com/thehearingjournal/

No hay comentarios:

Publicar un comentario