jueves, 26 de julio de 2012

0233. Testimonio: Johannes - Implantado a los 4 meses de edad - Alemania


Johannes
Implantado a los 4 meses de edad
Copiado de:"Testimonios Reales"

Cuando nació nuestro hijo Johannes, en el hospital le realizaron las pruebas auditivas rutinarias para los recién nacidos dos días después de su nacimiento y estas pruebas indicaron que podía tener sordera en ambos oídos. El primer diagnóstico nos produjo una gran conmoción.

Sin embargo, considerando que ningún familiar sufría de problemas auditivos, teníamos la esperanza de que se tratara de un error y de que la siguiente prueba diera mejores resultados. Cuando tenía entre cuatro y seis semanas de edad, le realizaron otras pruebas de audición y una medición de la respuesta auditiva del tronco encefálico (ABR) que confirmaron que nuestro pequeño Johannes tenía problemas auditivos graves. Al principio, no lo podíamos creer, y no lo queríamos creer. A Johannes le colocaron audífonos de inmediato, pero, por desgracia, fue un completo fracaso. No respondía a los sonidos, sin importar su intensidad. Sólo respondía a los estímulos visuales. Un examen confirmó que Johannes no manifestaba una respuesta auditiva a 120 dB.

Inmediatamente después de su primera prueba de audición, mi marido y yo buscamos toda la información posible sobre la pérdida auditiva. Durante nuestra investigación, descubrimos los implantes cocleares. Nos pusimos en contacto con padres de niños con problemas auditivos que habían sido tratados con implantes cocleares y nos dieron información muy valiosa sobre sus experiencias. Pronto nos decidimos por un implante. 

Los primeros exámenes fueron prometedores, y el equipo de IC en Würzburg, Alemania, recomendó la implantación de inmediato. Después de consultar con el pediatra, el anestesista y el otorrinolaringólogo, quienes nos sugirieron iniciar el tratamiento de inmediato, nos decidimos por un implante coclear MED-EL. La operación de Johannes se llevó a cabo sin problemas. Durante su corta estancia en el hospital, le salió su primer diente y aprendió a darse la vuelta. Todo el equipo del IC nos ayudó mucho a nivel emocional.

La primera sesión de adaptación se realizó seis semanas después. Esperábamos con impaciencia ese día, pero también teníamos miedo. ¿Cómo reaccionaría nuestro hijo? ¿Sería capaz de oír? El audiólogo que le atendió tocó sonidos con un triángulo. Cuando Johannes escuchó el primer sonido, miró con asombro y comenzó a reír. Realmente nos emocionó esta intensa reacción de nuestro pequeño. ¡Irradiábamos alegría! El juego se repitió con cada sonido. Cuando el audiólogo dejaba de tocar el triángulo, Johannes dejaba de reír. Debido a que Johannes era aún muy pequeño, decidimos esperar tres días después de la primera sesión de adaptación, y los dos días siguientes fueron tan satisfactorios como el primero. 

Veíamos, llenos de alegría, cómo Johannes era capaz de escuchar los sonidos de su entorno. Incluso después de tan sólo unas pocas semanas, pudimos ver sus progresos. Johannes se quedaba dormido y se despertaba cuando escuchaba un ruido fuerte, e inmediatamente buscaba el origen del ruido. Mientras tanto, Johannes empezó a emitir sonidos y a balbucear. Sin embargo, sin el implante coclear no emitía ningún sonido. 

Trabajamos intensivamente con él y le hablamos muchísimo. La estimulación temprana también contribuyó de forma significativa a sus avances. El progreso que demuestra con el implante coclear ha logrado alejar nuestro miedo a la sordera. Llevamos una vida completamente normal con Johannes y participamos en muchas actividades. Los niños con audición normal lo aceptan con su IC. Sólo quieren saber qué tiene Johannes en su oído, y una vez que se les explica, juegan con él como lo hacen con un niño con una audición normal. 

Sólo puedo decir que estoy muy entusiasmada con el IC de MED-EL y quiero animar a otros padres que se enfrentan al mismo problema a tener el valor para dar el primer paso para la implantación en sus hijos.

Ver artículo http://www.medel.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario