sábado, 27 de abril de 2013

0403. Testimonio: Lucille Greenberg - Estados Unidos

Lucille Greenberg muestra el implante coclear que le permite volver a oír. 
CHRIS CUTRO / FOR THE MIAMI HERALD

KITTY DUMAS
ESPECIAL/THE MIAMI HERALD
http://www.elnuevoherald.com/




Soluciones para la pérdida de la audición y el balance

Hace 30 años, cuando Lucille Greenberg aún no había cumplido los 60 años, sus colegas comenzaron a quejarse de que los mensajes de teléfono no eran correctos. Con un historial familiar de pérdida de audición ella sabía lo que estaba pasando. De manera que compró sus primeros audífonos pero estos solo amplificaban el sonido. 

Greenberg se retiró a los 65 años, pero esta situación fue minando lentamente su calidad de vida. Sargento en la Segunda Guerra Mundial en la Reserva de Mujeres del Cuerpo de la Marina de Estados Unidos, perder audición afectó muchos aspectos de su vida, desde las conversaciones con la familia hasta ver televisión, comprar comestibles o utilizar el teléfono. Compró un segundo par de audífonos y luego un tercero que funcionaban mejor. 

“Pensé que lo había resuelto”, dice. Entonces vino un mayor deterioro y un cuarto par de audífonos. 

En la década de los años 1980, se mudó de Nueva York a Century Village en West Palm Beach. Eventualmente un audiólogo le sugirió un implante coclear, un dispositivo auditivo electrónico que se coloca quirúrgicamente. 

“Para entonces ya había aceptado que pasaría mis últimos años en total sordera. Pero esta noticia, y sobre todo que la operación estaba cubierta totalmente por el Medicare, fue mi esperanza”. 

El 12 de abril, celebró sus 90 años con una fiesta que le ofrecieron los hijos y nietos. Hasta entonces nunca había podido escuchar la voz de sus nietos. 

“Lo mejor de la fiesta fue que pude escuchar todas las palabras amorosas que dijeron. Fue un cumpleaños verdaderamente feliz”. 

Los expertos dicen que en los envejecientes la pérdida auditiva puede tener un impacto mayor en la calidad de vida que otros problemas de salud. La misma afecta la habilidad de la persona para comunicarse y participar en la vida. Además, muchos problemas de balance a menudo son causados por problemas con el sistema vestibular o el oído interno. Este problema es especialmente preocupante porque aumenta el riesgo de caídas que pueden ser mortales. 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en ingles), la edad es un factor importante en la pérdida de audición. El 18 por ciento de los adultos estadounidenses entre los 45 y los 64 años; el 30 por ciento de los adultos entre las edades de 65 y 74 años, y el 47 por ciento de los adultos de 75 años o más, sufren pérdida auditiva. Los hombres son más propensos a sufrirla que las mujeres. 

“Es el tercer padecimiento más común que sufren las personas que tienen más de 60 años, por encima están solo la hipertensión y la artritis”, dice el Dr. Sergio Guerreiro, audiólogo del Instituto del Oído con la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami. “Es increíble que la pérdida auditiva tenga tanta importancia en la vida de las personas mayores”. 

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 70 por ciento de las personas mayores de 70 años, experimentan problemas de equilibrio. 

El Dr. Guerreiro explica que “una caída puede ser el principio del fin”. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario