sábado, 1 de febrero de 2014

0507. Testimonio: Jody Umaña - Costa Rica


El Implante Coclear de Jody Umaña 

Costa Rica, febrero de 2011


Hola, me llamo Jody, soy una paciente con Implante Coclear. Les contaré mi historia de todos los momentos que he pasado estos 19 años. Un día, era una persona recién nacida normal, y lo soy, durante 2 años más tarde, no caminaba, ni hablaba, mi mamá me llevó al Hospital de Niños, y allí recibí terapia del lenguaje a los 2 años y medio, con el paso de los años fui e iba aprendiendo poco a poco, a los 5 años mi vecina le dijo a mi madre que por que yo no escuchaba cuando ella me llamaba, y allí fue cuando se dieron cuenta que yo no escuchaba, de inmediato me llevaron al hospital para saber que era, y me hicieron muchos exámenes y luego nunca supieron lo que fue la perdida de los oídos, y así seguí yendo a terapia y dure 14 años, luego de eso termine con las cita y la terapia, dure 18 años usando audífonos, cuando iba a terapia me costaba mucho hablar y me confundía con las palabras con letras "b, p y v", "t y d", y "c y g", son tan parecidos que cuesta pronunciarlo, ahora hoy en día estoy un poco igual pero cada vez mejorando cada día. 

En quinto año, hace 1 año, todos mis compañeros me consideraban muy especial, en ese mismo año, perdí mi audición del oído en que escuchaba con el audífono, y quede completamente sorda, cuando no estaba escuchando sentí un vacío en mi corazón, en mi mente y en el estomago, no creía que eso me estaba sucediendo, sentí una gran tristeza dentro de mi corazón, empecé a llorar mucho, y me preguntaba y le decía a Dios, "¿por que a mi?", no sabia que hacer, simplemente me sentía muy mal, y fue un domingo en la tarde cuando estaba con mi familia comiendo mandarinas, cuando no estaba escuchando nada, empecé a revisar si eran las baterías y no eran, luego cambie de batería y nada tampoco y les dije a mis hermanas que me hablaran para probar y nada, y me quede sin hablar estaba tan asustada y llorando mucho, es lo peor que he tenido en mi vida. De pronto 2 días después mi papá llamo a un doctor para decirle lo que me pasó, de inmediato me mandaron urgente para el Hospital México ya que como estaba en el cole, lo necesitaba, simplemente nunca pensé que ese día llegaría, estaba totalmente triste, después de un mes de citas volví a escuchar de nuevo, desde que perdí toda la audición le pedí tanto a Dios para volver a escuchar de nuevo, y se lo pedía de todo corazón que me devolviera mi felicidad; de pronto ese mismo mes iba saliendo de la cita, y mi papa y yo íbamos caminando y de pronto escuché un sonido, y dije ¿fue mi oído o un camión que toco el pito?" y dice mi papá "si fue el camión, de pronto brincamos de la felicidad, y dije "Dios me escuchó y supo que lo necesitaba", mi papá empezó a llamar a todos para contarles, y yo tan feliz que no paraba de sonreír, todo el mundo afuera en la calle pensaban "parece una loca" o se preguntaban "¿esa chiquita esta bien?", jajaja, estaba tan feliz. 

Después de un año de todo, les pregunté a mis amigos y familia ¿que si me hacia el implante coclear?, estaba tan indecisa por que ya que escuchaba, sentí que ya no lo necesitaba, pero luego mis amigos y familia me dieron consejos, y poco a poco iba pensando sobre ello... 

Un mes después vi que era muy importante el I.C. ya que era mi única oportunidad y que valía la pena, ya que muchos lo necesitaban y yo ya tenía todo en las manos, y quise aprovecharlo, ya que vi que en la vida hay buenas oportunidades y solo una vez se pueden realizar, luego aprendí de ello, y empecé a pensar que también en la vida hay muchas cosas buenas y malas, quise hacerme el implante ya que pensé y dije: "nunca se sabe si me va a pasar lo mismo de antes, es mejor que me lo hagan y sera una gran felicidad y tranquilidad, ya que mi vida a sido muy dura y mi familia se preocupa mucho, sería bueno implantarme para que mis padres descansen y para poder tener una buena carrera en la universidad, también me dije, en la vida siempre nos pasa algo, y solo Dios sabe por que hace las cosas.

Por un lado siempre fue una gran oportunidad y valió la pena implantarme, no sentí nada durante y después de la operación, seguí adelante y no dejé que nada me venciera y le pedí tanto a Dios que me diera fortaleza y valentía para seguir luchando por lo mejor para mi vida, que siempre esté conmigo y que nunca me deje a mi y ni a mi familia. 

Antes de entrar en la sala de operaciones sentí que Dios me agarró de la mano y no me soltó, el sabía que lo necesitaba y estuvo conmigo todo ese tiempo, simplemente y tranquilamente me fui así en la sala, simplemente lo sentía en mi corazón, y mi papá nunca me dejo sola y siempre me decía que !soy muy valiente y la persona más especial para él! 

Gracias a Dios que todo salió muy bien y ha sido una gran bendición y un gran éxito; a los doctores por hacer un gran trabajo y por haberme cuidado en todo momento, y también por devolverme mi gran felicidad de volver a escuchar de nuevo. 

Gracias al I.C. he capturado nuevos sonidos y he vuelto a escuchar, es increíble como se escucha, escuchar la naturaleza, al ser humano y en especial a la palabra de Dios, a sido una gran felicidad escuchar todo lo que nos haga sentir bien y feliz, he vuelto a salir con mis amigos, he ido a una discoteca, al cine, y a muchos lados, es lo mejor de lo mejor, para aquellos que están implantados y los que quieren implantarse aprovechen la vida y que sigan adelante, cueste lo que cueste, no se den por vencidos, y luchen por lo que quieren, Dios siempre estará a nuestro lado cuando lo necesitamos, y recuerden que no estamos solos, y también deben de saber que solo DIOS SABE PORQUE HACE LAS COSAS!! 
Jody

Actualización:

Por: "Felicidad"

Costa Rica, febrero de 2014 


Tres años después de su IC...


Hoy, tres años después de mi IC me siento bendecida y feliz por que ha sido una de las mejores decisiones de mi vida, ha sido de gran ayuda el IC, he descubierto sonidos maravillosos como cuando cae la lluvia sobre el techo, suena como en la hora de hacer palomitas, es increíble escuchar esos sonidos que no se ven... 


Le doy las gracias a Dios y a las personas que hicieron este increible IC; para aquellos que están a punto de implantarse, les digo que vale la pena hacerlo, esto se lleva poco a poco, es todo un proceso, como dice nuestra amiga "Felicidad"; practicar mucho POC: Paciencia, Optimismo y Constancia en el largo proceso de la Terapia Auditivo Verbal y así aprovechar en un 100% los grandes beneficios que nos aporta el IC. 

Ha sido lo mejor de mi vida, !!!es maravilloso ESCUCHAR!!!  
Jody

No hay comentarios:

Publicar un comentario