viernes, 23 de octubre de 2015

0658. Testimonio: Celimar Rivera Cosme - Sorda, Voleibolista y Maestra - Puerto Rico



Celimar Rivera Cosme
Sorda, Voleibolista y Maestra
Puerto Rico, 22 de octubre 2015
Por: Glorimar Ortega

https://www.quepalo.com/

A continuación, la historia de una SORDA que hace historia. Vale la pena leerlo, estremece el corazón "escuchar" la historia de ella y algunos de los obstáculos que tuvo que pasar para ser LA PRIMERA INTERPRETE SORDA en el lenguaje de señas.

CELIMAR RIVERA COSME:

"Mis padres son sordos y mi hermano también; los 4 somos sordos. Ya cuando tenía un año y medio me empezó a dar infección de garganta y oídos afectando mi audición. Mi madre decidió y con la ayuda de mi abuela Juana "Panchin" a integrarme a una escuela regular, José Archilla Cabrera, Naranjito.

No hablaba, solo gritaba. En primer grado no sabía escribir ni leer. Los maestros le decían a mi mamá que no podía estar en un salón regular porque no sabía escribir ni leer. Entonces ella decide que me quede en primer grado de nuevo y desde ahí ella buscó todos los beneficios para poder desarrollar la lectura y escritura; comencé a aprender lenguaje de señas y terapias de habla. Dominaba más el lenguaje de señas que el hablado, entonces a los 4 años empecé a usar audífonos.

A mis 7 años, mi padre decide integrarme a jugar volleyball en Volifen para poder perder el miedo de comunicarme con los oyentes y aprender a socializar con diferentes personas. Era bien tímida, no me atrevía hablar porque tenía miedo de pronunciar las palabras mal. Solo jugué dos años en Volifen. En la escuela me encantaba estar en la cancha aunque no jugara. Cuando entré a la escuela intermedia, el maestro de educación física quiso que yo jugara voleibol en el equipo y así fue jugué hasta el día de hoy.

El voleibol me ha ayudado a perder el miedo porque se juega en equipo y lo bueno y más importante es que siempre dentro de la cancha hay dos personas que usan Señas, que es la acomodadora y los árbitros.

Cuando me gradué de 4to año, decido no seguir con terapia de habla porque sentí que ya era suficiente de lo que aprendí y hablaba bastante bien.

Quería estudiar enfermería y quería buscar ayuda; fui a Rehabilitación Vocacional quienes ayudan a todas las personas con impedimentos. Me dicen que no podía ser enfermera porque soy sorda. Luego me entero que la Universidad del Turabo ofrecen bachillerato de interpretación de Señas y decidí estudiar eso porque aquí en Puerto Rico hacen falta muchos intérpretes.

Y unas de mis metas era entrar becada por el voleibol.

Solo jugué dos años de LAI, porque las clases de concentración eran nocturnas y me confligía con los horarios de la prácticas y juegos. En mi primer año tuve la oportunidad de jugar voleibol y baloncesto.

El lenguaje de señas es mi primer lenguaje y el segundo, el español. El español para nosotros los sordos es difícil.

Estudié 5 años en la universidad. Fueron muy fuerte para mí, porque había semestres que no tenía intérprete y en la universidad hay profesores que se le olvida que hay una sorda en el salón y cuando dan la clase, hablan de espalda cuando están escribiendo en la pizarra o hablan bajito y yo tratando de leer los labios... no podía o cuando los compañeros de clase participaban tampoco entendía.

Recuerdo mi última clase de español que era de investigación y era la única que me faltaba en la universidad para poder graduarme. Voy a Rehabilitación Vocacional a pedir intérprete y ellos me dicen que no hay fondos para pagar, pregunto en la universidad para ver si me podían conseguir intérprete y tampoco. La única oportunidad que tenía era hablar con el profesor Edwin Díaz quien se encarga con los estudiantes de práctica de lenguaje de señas y le pregunté que si algún estudiante de la práctica podía hacerlo conmigo; ninguno podía porque estaban fuera de la universidad, no sabía qué más hacer. Dos días siguientes recibo un texto del profesor Edwin Díaz preguntándome los días y horas de mis clases; le explico que eran los lunes y miércoles de 12:30 a 2:00 y me dijo que el mismo lo podía hacer. Yo me quedé sorprendida porque no lo esperaba de él y lo hizo en un semestre completo. Fue la primera vez que pasé con A fue el último español que me faltaba. Gracias a Edwin Díaz eres mi héroe, amigo y colega.

Me gradué el 11 de junio de 2015.

Una universidad muy conocida aquí en Puerto Rico estaba buscando un intérprete y me llaman para ver si podía trabajar con ellos y cuando voy, la primera pregunta que me dijeron fue como aprendí el lenguaje de señas le dije que es mi primer lenguaje porque soy sorda parcial. Me dijeron que no podía trabajar con ellos porque soy sorda y prefieren que sea persona oyente. Me fui de ahí frustrada. Dios no me abrió una puerta, sino unas cuantas.

Doy clase en la iglesia Discípulos de Cristo en Borinquen Caguas, soy intérprete, doy tutoría a los niños sordos y pertenezco al grupo de teatro sordo que se llama Hands Performance Crew y juego voleibol con el equipo Copuvo Chanas de Naranjito.

Mi consejo para todo los sordos es que logren su metas y que nunca se rindan, sé que no es fácil pero nada es imposible y el cielo es el límite.

Me faltan metas por cumplir y unas de ella es ser maestra en el colegio San Gabriel que es de sordos nada más en Puerto Nuevo y ya que soy la primera sorda con un diploma de bachillerato en interpretación de señas aquí en Puerto Rico quiero motivar a otros sordos que cumplan su meta también, son muchos lo que se quitan y no hacen nada más que recibir seguro social".

CELIMAR RIVERA COSME, has tocado nuestros corazones con tu historia. Espero que llegue a todos los SORDOS y puedan recibir las ayudas necesarias para cumplir sus metas. Mis respetos al Prof. Edwin Díaz, no todos donan de su tiempo.

Eres NUESTRA HÉROE, orgullo boricua haciendo historia.

https://www.quepalo.com/sorda-voleibolista-maestra-

No hay comentarios:

Publicar un comentario