miércoles, 24 de agosto de 2016

0741. Audífonos y niños, ayuda a la adaptación


Audífonos y niños, ayuda a la adaptación
22 de Agosto 2016
http://centros.phonak.es/

Una vez un paciente es diagnosticado con pérdida auditiva y se le prescribe la utilización de audífonos para mejorar su calidad de vida se inicia un proceso largo en el que habrá que tomar diversas decisiones y adaptarse a la nueva vida con un audífono.

Pero si el proceso puede resultar complicado en las personas adultas, en los niños puede ser aún más difícil, puesto que según su edad pueden no llegar a comprender el por qué han de convivir a partir de ahora con un aparato electrónico en su oído. Por eso es necesario un importante apoyo por parte de sus padres o tutores.

Escoger el mejor audífono para nuestro hijo

Los primeros pasos a dar una vez somos conscientes de que nuestro hijo necesita un audífono es dejarnos aconsejar por profesionales especializados en niños. Ellos serán los que nos indiquen qué audífono se adapta mejor a las necesidades de nuestro hijo para mejorar su calidad de vida. Es importante saber escoger un audífono, pues éste influirá en la comunicación y socialización del niño, así como en su aprendizaje. Además de la opinión de los profesionales podemos conocer el funcionamiento y tipos de audífonos pediátricos en guías para padres, donde de manera sencilla se explican las distintas opciones.

Entre los diferentes aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar el audífono que acompañará a nuestro hijo el más importante es el grado de pérdida de audición que tiene y su tipo. Aquí es donde la opinión profesional es imprescindible.

Debemos buscar fabricantes que nos aporten seguridad y todas las garantías de calidad como es Phonak, ya lo comentamos en otro post, el precio nunca debe determinar nuestra elección, la calidad y seguridad han de estar por encima de todo.

Es también importante intentar ponernos en la piel del niño y escoger el audífono que más se adapte a sus gustos. Por ejemplo, los hay de colores, y a los niños suele gustarles algún color en concreto, siempre que haya posibilidad escoge uno de ese color, ayudará a generar menos rechazo.

La resistencia del audífono es otro de los factores a tener en cuenta, sobre todo cuando nuestro hijo es muy activo, realiza actividades deportivas en exterior… El audífono ha de ser resistente al agua, el sudor, el polvo, la humedad y los golpes, puesto que entre los juegos se llevará más de uno.

Las características técnicas como es la regulación del volumen, las opciones de programas pediátricos y la posibilidad de adaptar sistemas de comunicación inalámbrica habrá que consultarlas bien con los profesionales.

Ayudar a adaptarse al audífono

Ayudar a nuestro hijo a adaptarse al audífono y aceptar su pérdida auditiva no es fácil, ya lo sabemos, pero como todos los cambios que se van ocasionando en la vida de nuestros hijos con paciencia, cariño y una buena información se supera. Es importante que le demos la importancia que tiene, que eliminemos los posibles dramas que cause al niño y le motivemos a usar el audífono.

Es importante que expliquemos al niño qué le pasa y cómo se soluciona, en este caso usando un audífono. Ha de comprender las ventajas que tiene usar un audífono y olvidar las posibles trabas o complejos. Un audífono te ayuda a escuchar mejor y por tanto, te ayuda a vivir mejor.

Habrá que involucrar al niño, si tiene suficiente edad, en la compra del audífono, dejarlo opinar por ejemplo sobre el color. Elegir el audífono es algo natural y habrá que compartirlo. Una vez escogido llega el momento de adaptarse, no será fácil, pero con un pequeño esfuerzo resultará muy satisfactorio.

Debemos enseñar al niño las diferentes partes de las que se compone un audífono, hacer que comprenda su mecanismo y funcionamiento. Explicarle cómo entra el sonido y se amplifica para que escuchemos mejor. Entender qué es y cómo funciona hará que lo acepte mejor.

Antes de empezar a usar el audífono el audioprotesista lo ajustará a las necesidades auditivas del niño, siempre sobre los resultados de su estudio audiológico previo. Entonces será el momento de empezar a utilizarlo, durante el periodo de adaptación deberemos estar muy atentos al niño, ver qué le molesta, le sorprende o no le gusta, escucharlo e intentar remediar, en la medida de lo posible, sus problemas. Los audioprotesistas resolverán cualquier duda y ajustarán la ganancia en las distintas frecuencias, el volumen y lo que sea necesario hasta que el niño se sienta cómodo.

Si el niño es muy pequeño seremos los adultos quienes le pondremos y quitaremos el audífono, y si es mayor le enseñaremos a hacerlo, primero poniéndoselo nosotros y dejándolo que practique cómo hacerlo para que aprenda a hacerlos solo.

Debemos concienciarlo de que no se ha de quitar el audífono nunca, pero si aun así no da resultado y tu hijo se quita el audífono tendrás que utilizar un método de sujeción. Entre ellos podemos destacar los clips, el hilo de pescar o la cinta de doble cara. Consulta siempre al audioprotesista que te aconsejará sobe ello.

Recuerda: La paciencia y el cariño serán las mejores herramientas para ayudar a tu hijo a afrontar su nueva situación y adaptarse lo más rápido posible y no olvides consultar siempre a un audioprotesista. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario