domingo, 20 de noviembre de 2016

0751. El placer del silencio llega a los restaurantes con la campaña “Comer sin Ruido” - La campaña “Comer sin ruido” pretende mejorar el confort acústico de bares y restaurantes para ofrecer una mejor y más gratificante experiencia culinaria -


El placer del silencio llega a los restaurantes con la campaña 
“Comer sin Ruido” 
17 noviembre, 2016

La campaña “Comer sin ruido” pretende mejorar el confort acústico de bares y restaurantes para ofrecer una mejor y más gratificante experiencia culinaria. 

Vivimos inmersos en un mundo donde valoramos muy poco el placer del silencio, concebimos el ruido como algo habitual y cotidiano en nuestro entorno. Hemos aprendido a vivir con él, a que esté presente en todas las facetas de nuestro día a día. Pero si nos paramos a pensar, compartir espacios acústicamente saturados es de todo menos agradable y placentero.

Por este motivo, la campaña “Comer sin ruido” busca poner fin a este problema de sonoridad tan presente en nuestra sociedad y, para comenzar a combatirlo, ha fijado su punto de mira en la hostelería.

Eliminar el ruido de la experiencia gastronómica

Así, el objetivo de esta iniciativa es principalmente acabar con el “efecto café” que se produce en bares y restaurantes, el cual aparece cuando el nivel de ruido en el ambiente es tan elevado que nos obliga a alzar la voz para poder conversar con la persona que tenemos al lado.

¿A quién no le ha pasado salir a cenar con unos amigos a un restaurante y, a medida que este se va llenando de gente, el nivel de la conversación sube hasta el punto de tener casi que gritar para poder interactuar con tus colegas sentados a la mesa? Al final sales del local con la garganta irritada, dolor de cabeza y la sensación de que no ha sido una cena del todo agradable.

Comer sin ruido

En la página web de la campaña “Comer sin ruido” se indica cómo cualquier bar o restaurante se puede sumar a esta iniciativa simplemente dándose de alta. De esta manera pasará a formar parte de un listado de locales que persiguen conseguir un mayor confort acústico para sus clientes.

Además, en la web podemos encontrar consejos para convertir nuestros bares y restaurantes en locales acústicamente agradables, así como los criterios que se siguen para que un establecimiento cumpla el protocolo marcado para ser considerado un espacio con niveles de ruido adecuados.

Cómo hacer de tu restaurante un lugar acústicamente agradable

La correcta separación de las mesas, una buena insonorización del local o no usar aparatos como la radio o la televisión de forma simultánea son algunas de las sugerencias que se recomiendan para conseguir espacios acústicamente accesibles.

Ya son muchos los establecimientos hosteleros que se han unido a esta iniciativa para convertir sus locales en lugares más agradables en el plano acústico.

Pero no sólo en España se están llevando a cabo iniciativas como estas. En la ruidosa ciudad de Nueva York existe un restaurante donde no es que se busque un ambiente agradable acústicamente hablando, sino que el local en sí es un templo donde reina el silencio absoluto.

Se trata del restaurarte " Eat", un pequeño local para 25 comensales donde es obligatorio comer en absoluto silencio y apagar el teléfono móvil al entrar. Lo que busca el propietario es “darle a la gente la oportunidad de apreciar la comida con una atención especial, una experiencia imposible en una cena ruidosa, en particular en una ciudad como Nueva York“.

En nuestro país ya son muchos los restaurantes y chefs de reconocida trayectoria que se han sumado a esta iniciativa por todo el territorio nacional. Nombres como Pedro Subijana y su restaurante Akelarre, Martín Berasategui o Ramón Freixa son sólo algunos que ya han convertido sus locales en lugares donde el ruido no interfiere con el sentido del gusto.

La campaña, “Comer sin ruido” nace de la mano de la   Asociación "Oír es clave", un proyecto que busca mejorar la calidad de vida de las personas con deficiencias auditivas, trabajando para mejorar las condiciones acústicas en edificios y locales, creando así espacios acústicamente accesibles para todos.

Artículo:

Algunas soluciones al ruido

Estos son algunos de los consejos de acondicionamiento que sugiere Comer sin ruido en su web: 

- Un adecuado aislamiento que evite que los ruidos del exterior se oigan en el interior del local. En ocasiones, basta con un espacio de separación, una doble puerta o cortinas en los ventanales o escaparates. 

- Hay que evitar los ruidos de impacto al colocar la vajilla y los utensilios de cocina, además de los choques de puertas, arrastre de sillas y mesas. También a la hora de servir. No solo con una actuación responsable por parte del personal, sino también con protectores en las patas de sillas y mesas, y usando materiales que absorban el impacto en las superficies de trincheros, cajones, estanterías u otros objetos. 

- Evitar el uso simultáneo de aparatos generadores de sonido. Por ejemplo, se puede moler el café cuando no hay clientes o suprimir el volumen de la TV y usar el subtitulado, además de controlar el volumen de la música. También se pueden separar los espacios para crear zonas libres de ruido. 

- Es conveniente separar las mesas. Si el local no es ruidoso, se pueden crear las condiciones para que los clientes hablen bajo y no oigan las conversaciones de los demás. También desde la dirección del negocio se puede promover y recomendar a los clientes ruidosos que no eleven la voz. 

- Para evitar el ruido de las cocinas y cuartos de baño, hay que adoptar medidas que impidan o amortigüen el ruido, acondicionando el espacio mediante puertas aislantes o paneles y materiales absorbentes como por ejemplo madera y telas. 

- Una solución general de gran impacto es el acondicionamiento acústico de los espacios mediante la utilización de materiales específicos, como paneles absorbentes en techo, materiales porosos y tejidos en la decoración que reducen la reverberación y contribuyen a crear espacios acústicamente confortables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario